Testimonio de padre

14138821_655727987927394_1983521386102040365_o

Señores:
Miembros Junta Directiva INEM-UN

Soy José Fernando González Domínguez [CC 70519260] padre de Martín González Vivas, de 16
años, estudiante de noveno grado del INEM José Félix de Restrepo. Es mi ¡intención
expresar, a través de esta comunicación, mis impresiones sobre algunos aspectos en el proceso
educativo de mi hijo. Concretamente, quiero señalar que una de las estrategias pedagógicas más
innovadoras e ¡interesantes que pude conocer este año son las réplicas de las reuniones de la ONU
(me refiero concretamente a los respectivos debates y discusiones que se desarrollan en ellas) y
que ustedes organizan, en conjunto con muchas otras instituciones de carácter tanto público
como privado. Estoy convencido de que estas reuniones {denominadas modelo de Naciones
Unidas’–) contribuyen de muchas maneras al proceso formativo de los muchachos, y paso
a detallarlas:

Los chicos entran en contacto con otros jóvenes cuyas realidades particulares son muy diferentes, ampliando su horizonte social y fomentando su sentido de respeto por la
diferencia, en la misma proporción que se fortalece en su autorrespeto. Adicionalmente,
esta actividad le reporta el reconocimiento de los otros chicos, lo cual mejora
enormemente su auto concepto (autoestima y confianza en sí mismo)           

Cada actividad está muy bien organizada y supone un nivel de exigencia que obliga a los
muchachos a prepararse muy bien. Esto es, informarse previamente, así como preparar y
afinar sus argumentos, y planear sus intervenciones buscando ser convincentes y
contundentes en la defensa de sus posiciones y puntos de vista. La consecuencia, en
términos educativos, no es tanto que los muchachos se informen de los temas más
importantes tanto a nivel nacional como internacional, sino que, adicionalmente,
construyen conocimiento con dicha información, en el sentido de que desarrollan puntos
de vista propios, bien fundamentados. que mejor manera de estimular el desarrollo de
la capacidad crítica y la autonomía intelectual?

Dicho nivel de exigencia, la seriedad con que los estudiantes asumen su participación en cada Modelo, el nivel de compromiso que implica, las expectativas que los demás compañeros ponen en cada uno son factores claves que hacen que estos chicos muestren más madurez que la de muchísimos jóvenes de su edad, e incluso que otros mucho mayores que ellos.

Por último, he observado que cada Modelo funciona perfectamente como pretexto para estudiar integralmente contenidos referidos a diversas áreas curriculares (sobre todo de geografía, historia, ética, competencias ciudadanas y competencias comunicativos) lo cual no deja dudas sobre su gran pertinencia pedagógica y didáctica para el currículo escolar, en la perspectiva de una educación integral.

Todo lo que he señalado anteriormente, es lo que puedo decir basándome en las
transformaciones que he observado en mi hijo Martín en su proceso formativo y que atribuyo sin
dudas a su participación en dicha estrategia, en la cual, dicho sea de paso, se desempeña cada vez
mejor.

Por último, diré dos cosas, empezando por la más importante: 1) que este tipo de estrategias son
las que de manera más contundente construyen sentido de ciudadanía y de pertenencia a y en los
procesos democráticos en los que debe insertarse un ciudadano activo, responsable, partícipe
dinámico en la construcción de la vida social; y 2) que esta estrategia prepara muy bien a los
muchachos para su ingreso a la universidad, donde los modelos de formación están centrados más
que todo en la construcción colectiva de conocimiento en la dinámica del “Foro Intercultural”, y
mucho menos en esquemas de transmisión unidireccional de saberes.

 

                                                                    

Carta original: carta-a-junta-directiva-de-inem-mun